domingo, 13 de abril de 2014

Torrijas de leche y canela.

¿Que puedo contaros de las torrijas que ya no sepais? Todos los años en cuaresma y semana santa las introducimos en nuestra dieta como un postre delicioso y tradicional al máximo. Es un dulce típico en toda España en realidad, y la forma de prepararla da pie a un sin fín de variantes: se pueden hacer de vino, de leche, de miel, canela... en fin, un extenso abanico de recetas que rodea a nuestras buenísimas torrijas.
Antiguamente se confeccionaban con el pan sobrante de días anteriores, a falta de otro, pero hoy en día hay panes de todo tipo para elaborarlas. Las hagamos con el pan que sea siempre serán el postre rey en nuestra semana santa. Yo las he probado hacer con diferentes ingredientes, aunque los básicos siempre son los mismos, pero esta receta que os adjunto es, a mi parecer, la mas rica; por lo menos la que mejor me queda. Requisito importante: tenemos que aromatizar la leche, donde vamos a remojar las torrijas, con rama de canela, peladura de naranja, azúcar y canela en polvo, para que el pan se llene de todos esos aromas y sabores. No pongo el número de comensales, pues con estos ingredientes sale una buena cantidad, la suficiente para una familia media y aun así nos sobraran para el día siguiente, que seguiran estando igual de deliciosas.



Ingredientes:
  • 2 barras de pan ( si quereis especial de torrijas y si no pan normal).
  • 1,5l de leche.
  • 4 palos de canela.
  • La peladura de 2 naranjas.
  • Una buena cantidad de canela en polvo.
  • 10-12 cucharadas de azúcar.
  • 4 huevos.
  • Aceite de giraol en cantidad para freír.
  • Para el almibar: 12 cucharadas de azúcar, la peladura de una naranja, una rama de canela, agua (la cantidad de agua depende de la cantidad de torrijas que tengamos que remojar).
Elaboración:

1. En una cacerola vertemos el 1,5l de leche, las peladuras de las naranjas, las ramas de canela, la canela en polvo y el azúcar. Llevamos a ebullición y dejamos cocer unos minutos. Removemos bien y dejamos reposar.


2. En un recipiente grande ponemos las 12 cucharadas de azúcar a tostar (si queremos el almibar mas dulce ponemos mas azúcar), agregamos la peladura de naranja y la canela. Cuando el azúcar este líquido sacamos la peladura de la naranja, añadimos el agua y dejamos cocer para que vaya reduciendo y espesando un poco; cuando este apartamos del fuego y reservamos.


3. Cortamos el pan en rodajas ligeramente sesgadas para que la rebanada sea mas grande.

4. Ponemos una sartén honda con abundante aceite de girasol al fuego para freir en ella las torrijas. Le ponemos al aceite un poco de cascara de naranja para aromatizar, cuando se dore la sacamos.

5. Mientras el aceite se calienta remojamos el pan en la leche, que estará ya templada y lo vamos poniendo bien mojadito en un plato.


6. Batimos los huevos en un bol y rebozamos el pan en los huevos friendo a continuación en el aceite caliente, no ponemos el fuego muy fuerte para que no se nos queme y no se queden feas.


7. Una vez fritas las torrijas las introducimos en el almibar que espongen bien y las colocamos en la fuente de servir, así hasta que las tengamos todas fritas.


8. Opcional: si queremos volcamos sobre las torrijas un poco del almibar para que queden mas jugosas y no se sequen. Si nos gustan secas las dejamos tal cual. Con la cascara de naranja caramelizada hacemos florecitas para adornar el plato, podemos comerlas porque estan riquísimas, parecen garrapiñadas.

 
¡ Ya tenemos nuestras torrijas para disfrutar en estos días tan familiares, que aproveche!


2 comentarios:

  1. Qué ricas las torrijas!!! y que no se pierda la tradición, en casa en vez de naranja le ponemos limón. por lo demás todo igual.
    Bss
    ¡¡Mmm qué delicia!!
    Facebook ¡¡Mmm qué delicia!!

    ResponderEliminar
  2. Estan buenisimas Ana le pongas lo que le pongas, un besito guapa :)

    ResponderEliminar